Sarria – Santiago. Camino Francés.

BRU con Carmen, de Madrid.

Como nota, comentar que desde una página o grupo de caminantes caninos, le recomendaron llevar al perro con la correa todo el tiempo, por eso así lo hizo.

Finalmente, se dio cuenta de que durante largos tramos, Bru podría haber ido suelto perfectamente. En realidad, siempre que no haya peligro por los coches o en un momento determinado por causa de otras personas o animales, el perro o perra en los caminos rurales puede ir a su aire, sin necesidad de llevarlo siempre con la correa.

El Camino con perro es para que ellos lo disfruten. Si no les dejamos hacerlo, no tiene mucho sentido todo esto. Las precauciones y el disfrute no son incompatibles. Simplemente, hay que aplicar la lógica y la observación. Y ante cualquier duda, preguntar. Pero beber de varias fuentes, para poder contrastar informaciones erróneas como la que le dieron a esta chica.

Buen Camino de vuelta

¡¡Ultreia et Suseia!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This