El Camino de Santiago es casi siempre una experiencia maravillosa, muy especial y enriquecedora, más aún si lo haces acompañado de tu perro. Es un verdadero viaje espiritual, sean cual sean las creencias; de introspección y de contacto con la naturaleza, con las personas y con los otros animales que nos acompañan o nos encontramos en la Ruta. Al compartir el día a día de forma intensa y profunda, los lazos se estrechan, acabaréis por conoceros mejor y el vínculo entre vosotras sin duda se hará más fuerte.

Pero el Camino no está exento de dificultades, sobre todo cuando se realiza en compañía de un peludo de cuatro patas.

Por ello es necesario que seas consciente y responsable, tanto antes del viaje como durante el mismo.

A continuación vamos a exponer unos consejos generales:

Consejos para hacer el camino de Santiago con perro

  1. Organiza bien el viaje. Dedícale tiempo. Ponte en contacto con otras personas que lo hayan hecho anteriormente. Busca por la red, súmate a la comunidad de peRRegrinos. Hay personas, entidades y empresas que se ajustarán a tu perfil. Y si lo consideras necesario, llámanos a APACA.

  1. OBSERVA cómo es tu perro. Piensa en cuales pueden ser sus necesidades y límites específicas. No todos los consejos son apropiados para todos los casos. APLICA LA LÓGICA Y EL AMOR HACIA EL. Es la mejor receta de partica.

  1. Si es necesario, prepáralo físicamente haciendo caminatas diarias antes de salir para ver cómo responde.

  1. Nosotras desaconsejamos el peregrinaje con cachorros de menos de 10 meses por norma general, aunque hay excepciones, tanto para arriba como para abajo de esta edad. Hay otros perros que igual tampoco están preparados para hacer el Camino. Los muy pequeños, por ejemplo, pueden necesitar que los lleves en brazos o similar en algunos momentos. Piénsalo y consulta si tienes dudas. No antepongas tus deseos a su bienestar. Muchas personas peregrinas vienen con carritos para sus perros o mochilas para cargarlos puntualmente. Por su puesto, si vienes en bicicleta, SIEMPRE, deberás llevar un carrito o cesta para que pueda ir subido.

  1. Lleva un botiquín para él o ella. Puede contener cosas como estas:

  1. Organiza su comida. Piensa que va a hacer mucho ejercicio y quizá estar expuesto a frío, lluvia, calor o extres, por lo que debería comer bien, alimentos energéticos y proteicos. Quizá no los encuentres en los pueblos o aldeas por los que pases. Organízalo en cada etapa.

  1. El alojamiento, uno de los problemas más importantes. Aunque es una realidad la carencia de hospedajes que permitan la entrada a los canes, también lo es el hecho de que cada vez se va avanzando más en este aspecto, sobre todo en el ámbito privado.

En esta página tenemos un listado de establecimientos valorados por los propios usuarios que llegaron a nuestro local y enlaces a otras páginas con listados seguramente encontrarás más completos. Pero hay otras muchas, sólo busca en internet y contrasta información.

Escoge, siempre que sea posible, los alojamientos más dog friendly, es decir, con más servicios para los canes y con más empatía hacia ellos por parte de los responsables del establecimiento.

Lo más importante: No dejes que tu perro duerma separado de ti. Sobre todo, NO LO DEJES FUERA. Lo puede pasar realmente mal y, en el peor de los casos, te lo pueden robar. No es el primer caso del que tenemos constancia. Un establecimiento que te deja atar a tu perro a una valla o una argolla, NO es un establecimiento dogfriendly. Y a nuestro parecer, tampoco lo es aquel que tan sólo te permite encerrar a tu compañero en un canil, alpendre o similar.

En cuanto a los albergues públicos, aún no se puede contar con ellos, a pesar de que existe una enorme demanda social que solicita la igualdad de derechos para las personas que viajan con su perro. Y por supuesto, también para ellos. Desde APACA hemos recogido todas vuestras opiniones y demandas a este respecto y las hemos enviado a los responsables de muchos establecimientos públicos en Galicia.

  1. El frío y el calor. Lo más peligroso es siempre el calor, el sol y el asfálto abrasador. Protégelo. Evita las horas de más calor. Evita, siempre que sea posible, el asfalto, sobre todo si hace calor. Hidrátalo suficientemente y no te olvides de sus patitas.

Algunos tipos de perros, como los boxer, sufren mucho por sus dificultades en la respiración y porque van muy cerca del asfalto. Tenlo en cuenta si es tu caso.

Si llueve mucho, ocúpate de secarlo bien al menos por la noche. El frío y la lluvia constante también pueden afectarles, dependiendo del tipo de perro y de sus hábitos.

  1. Cuida y protege sus almohadillas. Las caminatas a veces son demasiado largas y el asfalto demasiado abrasador. Utiliza cremas hidratantes por la noche. Algunas personas también utilizan endurecedores; a otras, sin embargo, no les ha dado buen resultado. También hay calcetines para perros. Puedes probar si lo consideras oportuno.

  1. Descanso. Uno de los errores más comunes es pensar que tu perro se adaptará a tu ritmo sin ningún problema; pero a veces no es así. Obsérvalo, y piensa en ello. No te marques metas que tu compañero no puede soportar. Proporciónale el descanso que necesite aunque este no coincida con las etapas que te marcaste. Así, las dos disfrutaréis más el viaje.

  1. La salud. Durante el pasado año 2018 hemos recibido muchas llamadas de peregrinos con problemas de salud de sus perros. A veces son cosas muy evidentes que aconsejan abandonar inmediatamente el viaje y llevar al perro al veterinario. Si es así, hazlo; no pongas en peligro su salud. Otro año terminarás el peregrinaje. Desde APACA hemos emitido algunas PeRRegrinas de carácter especial reconociendo las buenas praxis a este respecto, aunque los peRRegrinos no hayan culminado la llegada a Santiago.

En otras ocasiones, los síntomas no evidencian tan claramente que se trate de enfermedad o problema de salud. Por ejemplo, hay personas que se pueden asustar viendo comer hierba al can, sobre todo cuando luego vomitan; por lo general, no hay nada de malo en ello.

Pero ante cualquier duda sobre su salud, lo más prudencial es solicitar consejo veterinario. Si no tienes ninguno de confianza, o si lo prefieres, puedes llamarnos y te aconsejaremos y ayudaremos en lo que podamos.

  1. El arnés. Evita los collares. Utiliza un arnés que le sea cómodo. Llévalo atado en carreteras o zonas urbanas, pero por caminos rurales, campos y ríos, déjalo disfrutar, siempre que sea posible. En Galicia está permitido por ley que los canes vayan sueltos por caminos rurales, aunque a veces hay bandos municipales que contradicen la Ley autonómica. De todas formas, siempre verás perros sueltos en las aldeas. Es parte de la idiosincrasia del rural gallego.

  1. En resumen, lo principal es adaptar el ritmo y la Ruta a las necesidades del perro. Ya no es el primero que, a pesar de tener limitaciones físicas importantes, vemos llegar en mucho mejor estado que otros con condiciones de salud ideales. Es la actitud de las personas que van con ellos, lo que marca la diferencia entre un viaje de auténtico placer y otro que llegue a ser un suplicio para el can. Incluso las carencias de servicios para peRRegrinos en el Camino son menos importantes que los cuidados y las buenas praxis de las personas a las que acompañan. Mira a tu perro y entiende lo que necesita. Las palabras clave son la EMPATÍA, la RESPONSABILIDAD y la LÓGICA. Teniendo tod esto en cuenta no habrá dificultades que no podáis sortear; vuestro viaje será una experiencia mágica y maravillosa. Sea cual sea el motivo por el que tú lo hagas, él o ella siempre estará feliz de hacerlo contigo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This